El ABC del inserto “Fuerza Mayor” en los contratos hoy día.

El ABC del inserto “Fuerza Mayor” en los contratos hoy día.

 

El COVID-19 o SARS-CoV-2, los Actos del Gobierno y la promoción del #quedateencasa, fuertemente inserta en el cerebro de los habitantes, ha generado un sinnúmero de consultas sobre la posibilidad de incumplir obligaciones durante la Pandemia 2.

La Fuerza Mayor (FM), ciertamente, puede ser alegada como defensa ante el incumplimiento de un contrato. Sin embargo, para que sea aplicable como eximente de responsabilidad (no pago de daños y perjuicios causados), deben demostrarse 3 elementos, cada uno de ellos en su propia temporalidad:

A = Existencia de un evento extraordinario y no culposo (ajeno al obligado)
B = Imprevisible por las partes cuando se contrajo la obligación
C = Que hace imposible (es irresistible) el cumplimiento en el tiempo acordado.

El elemento A puede ser la Pandemia o los Actos de Gobierno. Por ello, la aplicación de la fórmula no es universal y deberá ser analizada en cada caso concreto, junto a otros elementos vitales, como la buena fe, las opciones viables y la mitigación del daño.

La parte que incumple un contrato, total o parcialmente, deberá demostrar que se enfrentó a un hecho fuera de control razonable que causó una imposibilidad de cumplimiento.

En Costa Rica la FM se encuentra principalmente regulada en el artículo 702 del Código Civil. Los elementos descritos podrían variar si las partes han redactado su propia cláusula de FM en el contrato.